RESCATANDO NUESTRA FAMILIA

Hoy quiero compartir este mensaje, el cual busca que seas alineado a los intereses de Dios, entre los cuales está que tú y tu familia le sirvan.

Nuestra familia debe alinearse a los intereses de Dios, ya que fue Él quien la creó. Un hogar alineado debe reconocer que no es perfecta y necesita de Dios; No olvidemos que Adan y Eva tuvieron como consecuencia las expulsión del paraíso al no aceptar sus errores. ¡Familia! reconoce tus faltas y no perderás los privilegios que Dios tiene para ti y los tuyos.

Mi invitación es que a partir de hoy te alinees a los intereses de Dios. Recuerda que lo que tu no puede hacer, ¡Dios si!.

Aunque tengas motivaciones correctas, bíblicamente puedes estar errado. Alineate a la palabra de Dios y verás su dirección.

Quiero compartirte estas verdades para que tú y los tuyos se alineen a los intereses y visión de Dios: Debes entender o aceptar que a Dios le interesa la familia; no debemos dar la espalda a Dios para poner a nuestra familia como prioridad. Las familias cristianas no son un fin en ellas mismas; Dios es quien motiva nuestros corazón, si vamos a vivir es por él, en él y para él. Renuncie al punto de vista casi narcisista que muchos tienen sin darse cuenta; El amor excesivo no es la solución, NO EXAGERES, esto puede llevar de una trayectoria de bendición a una de fracaso.

No le eches la culpa a Dios que lo que ha sido producto de tus malas decisiones y haberle dado la espalda.
NO PERMITAS QUE TU FAMILIA SE CONDENE, ¡RESCÁTALA!, PERO ENSÉÑALE A SER SABIA.